Según Bruselas, Google estaría aprovechando su cuota de más del 80% en el mercado de búsquedas europeo para promocionar de forma anticompetitiva sus servicios de búsqueda especializados y para limitar la capacidad de las compañías de usar servicios alternativos a su sistema de publicidad AdWords (que ofrece vínculos asociados a términos de búsqueda).

“Algunos interpretan que ya hemos llegado a un acuerdo, pero ése no es el caso. Consideramos esta propuesta como una buena base para la discusión [...], el mínimo requerido para avanzar a la siguiente fase [...], pero tenemos que analizar hasta qué punto las propuestas de Google solucionan nuestras preocupaciones”, afirma Almunia.

A principios de mes, Google remitió al Ejecutivo comunitario una serie de propuestas para aplacar sus preocupaciones, pero Almunia advirtió ayer de que todavía faltan meses para tomar una decisión y que ésta dependerá, en buena medida, de una consulta que realizará con los competidores de Google y otros agentes del mercado.

Tras la consulta, en la que participarán, como mínimo, una docena de competidores de Google, la Comisión analizará si las propuestas del buscador solucionan los abusos. De no ser así, Competencia pedirá una segunda propuesta a Google. Si así tampoco se llega a un acuerdo, la Comisión abrirá una investigación formal por abuso de mercado, que podría acabar con una multa máxima de un 10% de la facturación global de Google.

Según Bruselas, Google estaría aprovechando su cuota de más del 80% en el mercado de búsquedas europeo para promocionar de forma anticompetitiva sus servicios de búsqueda especializados y para limitar la capacidad de las compañías de usar servicios alternativos a su sistema de publicidad AdWords (que ofrece vínculos asociados a términos de búsqueda).

“Algunos interpretan que ya hemos llegado a un acuerdo, pero ése no es el caso. Consideramos esta propuesta como una buena base para la discusión [...], el mínimo requerido para avanzar a la siguiente fase [...], pero tenemos que analizar hasta qué punto las propuestas de Google solucionan nuestras preocupaciones”, afirma Almunia.

A principios de mes, Google remitió al Ejecutivo comunitario una serie de propuestas para aplacar sus preocupaciones, pero Almunia advirtió ayer de que todavía faltan meses para tomar una decisión y que ésta dependerá, en buena medida, de una consulta que realizará con los competidores de Google y otros agentes del mercado.

Tras la consulta, en la que participarán, como mínimo, una docena de competidores de Google, la Comisión analizará si las propuestas del buscador solucionan los abusos. De no ser así, Competencia pedirá una segunda propuesta a Google. Si así tampoco se llega a un acuerdo, la Comisión abrirá una investigación formal por abuso de mercado, que podría acabar con una multa máxima de un 10% de la facturación global de Google.

A Google se le acaba el tiempo para evitar el enfrentamiento con las autoridades de competencia europeas. El comisario antimonopolio de la UE ha dado al buscador hasta principios de julio para que especifique cómo va a cambiar sus prácticas empresariales para arreglar la investigación sobre un posible abuso de su posición dominante, según detalla Reuters.

“Quiero dar a la compañía la oportunidad de ofrecer propuestas de remedio que evitarían procedimientos largos”, aseguró Joaquín Almunia, que añadió que espera para primeros del próximo mes “pasos concretos de su voluntad para explorar esta nueva ruta”. Almunia no quiso referirse a las especulaciones de que la Comisión fijó como plazo máximo el 2 de julio.

Leer más…