Para el buscador, el pago de una tasa por las informaciones que publica son una amenaza a la libertad en Internet

Varios políticos alemanes han tachado de propaganda una campaña de Google para movilizar a la opinión pública contra una propuesta de ley que permitirá a los editores cobrarle por mostrar artículos de periódicos.

Los activistas de Internet dicen temer que la ley alemana marque un precedente para otros países como Francia o Italia, que han mostrado interés en que Google pague a los editores por el derecho a mostrar fragmentos de sus noticias en sus resultados de búsquedas.

Los parlamentarios debaten este jueves la propuesta en el Bundestag, la Cámara baja. Google dice que la ley complicaría la búsqueda de información a través de Internet. El martes, el buscador lanzó su campaña contra la ley con anuncios en los diarios alemanes y una página de información llamada Defiende tu web.

“Una ley semejante afectaría a todo internauta en Alemania”, afirmó el director de Google Alemania, Stefan Twerase, en un comunicado. “Un copyright implica menos información para los consumidores y más costos para las empresas”.

La nueva ley extendería el copyright sobre el resumen del artículo que publica el buscador

La campaña ha indignado a algunos miembros de la coalición de centroderecha de la canciller Angela Merkel. “La campaña iniciada por Google es propaganda barata”, afirmaron los parlamentarios conservadores Günter Krings y Ansgar Heveling.

“Bajo el disfraz de un supuesto proyecto para la libertad de Internet, se está haciendo un intento de reclutar a sus usuarios para su propia campaña de presión”, dijeron ambos en un comunicado.

Los defensores de la propuesta alegan que los editores de diarios deberían poder beneficiarse de los ingresos por publicidad que ganan los buscadores utilizando su contenido.

El proyecto señala que los editores tendrían más poder de decisión sobre cómo se emplean sus artículos en Internet y podrían cobrar a los buscadores por mostrar artículos o extractos.

La industria alemana de periódicos, que sufre por la desaceleración económica y quiere aprovechar todos los ingresos que pueda, respalda los planes y arremetió contra Google.

“La campaña de pánico de Google no tiene justificación”, dijo en un comunicado la asociación de periódicos BDZV. “El argumento de las empresas de búsquedas de que la búsqueda en Internet se hará más difícil no es serio. La lectura y uso privado, seguir enlaces y citar será posible, igual que antes”, añadió.

La propuesta de ley, que empieza a debatirse esta noche, consiste, fundamentalmente, en ampliar el existente copyright por textos periodísticos a los resúmenes que Google destaca en sus búsquedas y a que, durante un año, los editores tengan todos los derechos para comercializar sus contenidos periodísticos. La reforma legislatuva afectará también a Yahoo, Bing y a cualquier otro buscador o agregador de noticias, por lo cual Google ha pedido a estas empresas rivales a que se apuntan a su causa, al igual que a sus internautas.

Google ha difundido una especie de encuesta entre los internautas alemanes para que opinen si están a favor o en contra de que los buscadores paguen por incluir en las búsquedas que solicitan los resultados de los medios de comunicación.

Fuente:  El País

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Scroogled es un nuevo sitio que forma parte de la última campaña de Microsoft y su buscador Bing en contra de Google.

El mismo trata de advertir a los consumidores que los resultados de búsquedas de productos para comprar están compuestos completamente de espacios pagados por las empresas.

Según Microsoft Google lleva a cabo ”injustas practicas comerciales de pago por ranking” o sea las empresas pagan para obtener una mejor posición en los resultados de búsquedas.

Según advierte Microsoft,

“En pocas palabras, todos los resultados de búsquedas de compras ahora son anuncios pagos”

En la columna izquierda de la página se pueden ver varios comentarios de Google a través de los años sobre el tema:

En el año 2004 (Founders IPO Letter)

 ”Nosotros no aceptamos pagos por [Resultados de búsquedas] o por inclusión o una actualización más frequente.”

En el año 2012 (Google Commerce)

Anuncia resultados de compras serán pagos y excluye comerciantes que no participen

Veremos que responderá Google a esta campaña que le pega muy duro, aunque particularmente no creo que influya en muchos.

Google ha lanzado una amplia campaña a través de su página en Alemania en la que invita a los usuarios a protestar contra un proyecto de ley con el que el Gobierno de Berlín pretende que el buscador adquiera una licencia de los editores de prensa para difundir sus contenidos.

“Una ley de licencias de difusión significa menos información para los ciudadanos y mayores costes para las empresas”, ha argumentado el gerente en Alemania de Google, Stefan Tweraser.

La controvertida ley, que será abordará este jueves en el Bundestag, la cámara baja del Parlamento alemán, contempla otorgar a los editores de prensa “el derecho exclusivo” de “hacer accesibles públicamente en Internet para fines comerciales contenidos de prensa”.

El resumen y el enlace que sale en el buscador

Eso implica que consorcios de Internet como Google deberán pedir una licencia para sus “snippets”, el resumen y el enlace a un determinado portal que aparece en la página de resultados del buscador, o bien renunciar a ellos.

“La acción de buscar y de encontrar, una función básica de internet, se vería obstaculizada por una ley para una licencia de difusión”, ha advertido Tweraser.

En su campaña, cuyo lema reza “Defiende tu red. Sigue encontrando lo que buscas”, Google invita a los usuarios a dirigirse por correo electrónico o vía telefónica a los diputados del Bundestag para protestar contra el proyecto de ley.

Reacciones ante la campaña

El diputado Peter Beyer, del grupo parlamentario cristianodemócrata, criticó duramente la campaña y calificó en palabras a los periódicos del grupo mediático WAZ en su edición de mañana de “extremadamente exagerada” la “gigantesca acción” lanzada por el consorcio. “Google tiene un inmenso poder económico y lo está utilizando para su campaña”, dijo.

Por su parte, la ministra de Justicia, la liberal Sabine Leutheusser-Schnarrenberger se mostró sorprendida en declaraciones al diario económico ‘Handelsblatt’, de que un consorcio que controla el mercado trate de monopolizar la opinión pública. Y subrayó que “hay otros buscadores más allá de Google”.

Por su parte, la portavoz de la Asociación Alemana de Editores de Publicaciones Periódicas (BDVZ), Anja Pasquay, se mostró “sorprendida de que una empresa actúe de esa manera”, al tiempo que agregó que “es obvio que alguien que utilice comercialmente un contenido pague por ello”.

“El alarmismo de Google carece de todo fundamento. La afirmación del consorcio de que buscar y encontrar informaciones en la Red se verá dificultada es poco seria. El uso privado, leer, redireccionar y citar seguirán siendo posibles como hasta ahora”, añadió.

Por su parte, el presidente de la asociación ‘Sociedad digital’, Markus Beckedahl, habló de una “batalla entre lobbies”, pues tanto a Google como a las editoriales de prensa periódica lo único que les importa es el dinero, afirmó.

Las campañas de publicidad sirven, por reglar general, para comunicar el mensaje de una marca, para darla a conocer. Aunque también pueden emplearse para atacar al competidor. La empresa de relaciones pública Burson-Marsteller ha instigado una campaña anti Google en distintos medios que había sido contratada por Facebook.

La gran rivalidad entre estas dos compañías ha llevado a Facebook a instigar una campaña clandestina de descrédito contra Google, según recoge el diario ‘The Daily Beast’ Una guerra sucia con una mecánica sencilla: Burson-Marsteller se ponía en contacto con reputados periodistas para que investigaran supuestas denuncias de violación de su privacidad por parte de la red de contactos de Google Social Circle y publicaran noticias negativas contra el buscador de internet.

Se especula con que esta herramienta de Google, que permite a un usuario interactuar con sus contactos -ver las búsquedas que han recomendado, críticas de música o cine, etc.-, será de la que parta la compañía del buscador para hacer frente al gigante de las redes sociales en su terreno. El problema, segun lo planteaba esta campaña anti Google, es que no sólo recupera información de contactos, sino de los contactos de éstos. Es decir, utiliza información de terceros que pueden ser ajenos al usuario para mostrar información relevante.

La estrategia se mantuvo en pie hasta que un bloguero se negó a esta invitación y, además, decidió hacer públicos los correos electrónicas que había recibido de Burson-Marsteller. En un primer momento no se conocía el nombre de la empresa que estaba detrás de esta campaña. Se especulaba con Apple o Microsoft, también rivales de Google. Es ‘The Daily Beast’ quien da el nombre de Facebook.

La propia empresa lo ha confirmado a través de un portavoz, que ha defendido su manera de actuar argumentando dos razones: en primer lugar porque creen que Google está haciendo algunas cosas en internet que plantea problemas de privacidad y, en segundo lugar, porque Facebook no quiere que Google use datos suyos para potenciar su red social.

ELMUNDO.es | Madrid