Scroogled es un nuevo sitio que forma parte de la última campaña de Microsoft y su buscador Bing en contra de Google.

El mismo trata de advertir a los consumidores que los resultados de búsquedas de productos para comprar están compuestos completamente de espacios pagados por las empresas.

Según Microsoft Google lleva a cabo ”injustas practicas comerciales de pago por ranking” o sea las empresas pagan para obtener una mejor posición en los resultados de búsquedas.

Según advierte Microsoft,

“En pocas palabras, todos los resultados de búsquedas de compras ahora son anuncios pagos”

En la columna izquierda de la página se pueden ver varios comentarios de Google a través de los años sobre el tema:

En el año 2004 (Founders IPO Letter)

 ”Nosotros no aceptamos pagos por [Resultados de búsquedas] o por inclusión o una actualización más frequente.”

En el año 2012 (Google Commerce)

Anuncia resultados de compras serán pagos y excluye comerciantes que no participen

Veremos que responderá Google a esta campaña que le pega muy duro, aunque particularmente no creo que influya en muchos.

0

Arcadi Espada contra Google

En general, los textos de Espada sobre propiedad intelectual son bastante flojos, porque parte de la base de que ésta existe, es sagrada y debe por tanto ser defendida. De hecho, por el tono que emplea a veces da a entender que le parece más sagrada que la propiedad privada de cosas de verdad, quizá porque tenga más de la primera que de la segunda. Sin embargo, la propiedad intelectual y sus derivados –derechos de autor, patentes, etc.– están entre los conceptos más discutidos entre autores no ya comunistas sino liberales, esos que consideran la propiedad como uno de los principales derechos del hombre.

No es una excepción su última diatriba contra Google News, especialmente porque ni siquiera se sostiene bajo sus propias premisas. Espada ataca la defensa de Google News, que argumenta ser un escaparate que sólo ofrece el titular y una pequeña entradilla, y que si el usuario quiere leer más debe pinchar en la noticia y le llevará a la fuente original. Sus razones son dos: que muchas veces con el pequeño fragmento que da Google basta y sobra para la mayoría de lectores y que aunque en ocasiones sirva para llevar lectores a los diarios, éstos acuden a la página de la noticia y no a la portada, “la zona realmente erógena desde un punto de vista publicitario”. Dios, he citado literalmente un texto de un periódico. A la cárcel.

El argumento de Arcadi, llevado a su conclusión lógica, obligaría, como dice el bueno de José M. Guardia, a envolver los diarios en un sobre marrón opaco, no sea que alguien vea titulares por los que no ha pagado en el quiosco. Pero aun sin salirnos de la red pincha; en primer lugar, porque casi siempre que nos basta con el titular para enterarnos de una noticia es que ésta suele ser una información de agencia, sin ningún valor añadido del medio que la publica, salvo su mayor o menor visibilidad. No siempre, pero ya es casualidad que justo los tres ejemplos que ofrece Espada cumplan esta regla.

No obstante, lo realmente clave es que, si crees que Google News te roba lectores e ingresos al publicar ese titular y esa entradilla, lo tienes muy fácil: puede salirte de Google News cuando te salga de las narices: basta con comunicarlo. ¿Por qué entonces Alemania hace una ley que prohíbe la actividad de Google News sin pagar a los diarios? ¿Es que los diarios alemanes no saben que pueden salirse de Google News? ¿O acaso Google incumple su promesa de permitirte la salida de su servicio? Las respuestas son no y no. Merkel ha aprobado esa ley simplemente para contentar al lobby de los grandes diarios tradicionales, que la habían pedido.

No es que Google no quiera pagar nada a nadie, aunque como todos procure evitarlo. Google News tiene acuerdos con algunas agencias para que sus teletipos se alojen en su servicio y repartirse ingresos publicitarios. Son los únicos anuncios que tiene. Por ejemplo, si visitan la versión alemana no verán anuncios, salvo, justamente, en este tipo de contenido. Así pues, los periódicos alemanes no necesitan ninguna ley para sacarle dinero a Google. Basta con negociar algo que pueda interesar a ambas partes, y no sólo a ellos.

Si la ley se limita a permitir una negociación, no servirá para nada. Ahora, si obliga a Google a pagar por narices, su único resultado será limitar la competencia. Google podrá hacer dos cosas: o no pagar y cerrar ese servicio o pagar, previsiblemente sólo a los diarios principales, que tendrían así una ventaja competitiva más sobre los demás. Pero no pagará. No lo ha hecho con los diarios brasileños y no lo hará con los alemanes.

El Gobierno alemán ya tiene sobre la “mesa” un proyecto de reforma de la Ley de Propiedad Intelectual para que los los buscadores y agregadores de noticias deban pagar una cuota a los editores de prensa por la distribución de material periodístico, incluyendo cualquier texto de los que aparecen en Google News.

La reforma legislativa quiere dar cobertura legal a las empresas periodísticas para perseguir a los que hacen un uso “ilícito” de sus contenidos (con fines comerciales). El derecho exclusivo expirará un año después de la publicación del contenido.

La principal organización empresarial del sector de las TIC, en la que están representados los “nuevos medios” alemanes, ha advertido que la reforma supondrá un freno a las empresas digitales de comunicación. También desde el Partido Pirata se ha criticado el proyecto de Merkel y sus socios liberales, que parecen tener prisa para cumplir con el poderoso lobby. La distribución de escaños en el próximo Bundestag no parece que vaya a ser tan receptiva a las demandas de los Editores.

David Ballota

Las campañas de publicidad sirven, por reglar general, para comunicar el mensaje de una marca, para darla a conocer. Aunque también pueden emplearse para atacar al competidor. La empresa de relaciones pública Burson-Marsteller ha instigado una campaña anti Google en distintos medios que había sido contratada por Facebook.

La gran rivalidad entre estas dos compañías ha llevado a Facebook a instigar una campaña clandestina de descrédito contra Google, según recoge el diario ‘The Daily Beast’ Una guerra sucia con una mecánica sencilla: Burson-Marsteller se ponía en contacto con reputados periodistas para que investigaran supuestas denuncias de violación de su privacidad por parte de la red de contactos de Google Social Circle y publicaran noticias negativas contra el buscador de internet.

Se especula con que esta herramienta de Google, que permite a un usuario interactuar con sus contactos -ver las búsquedas que han recomendado, críticas de música o cine, etc.-, será de la que parta la compañía del buscador para hacer frente al gigante de las redes sociales en su terreno. El problema, segun lo planteaba esta campaña anti Google, es que no sólo recupera información de contactos, sino de los contactos de éstos. Es decir, utiliza información de terceros que pueden ser ajenos al usuario para mostrar información relevante.

La estrategia se mantuvo en pie hasta que un bloguero se negó a esta invitación y, además, decidió hacer públicos los correos electrónicas que había recibido de Burson-Marsteller. En un primer momento no se conocía el nombre de la empresa que estaba detrás de esta campaña. Se especulaba con Apple o Microsoft, también rivales de Google. Es ‘The Daily Beast’ quien da el nombre de Facebook.

La propia empresa lo ha confirmado a través de un portavoz, que ha defendido su manera de actuar argumentando dos razones: en primer lugar porque creen que Google está haciendo algunas cosas en internet que plantea problemas de privacidad y, en segundo lugar, porque Facebook no quiere que Google use datos suyos para potenciar su red social.

ELMUNDO.es | Madrid

0

Apple elimina Google Maps de iPhone e iPad

La ofensiva de Apple contra Google se intensifica: Apple mejora la integración de Facebook en el nuevo iOS 6, y le arrebata los mapas a Google Apple forjará nuevos lazos con Facebook y eliminará los mapas de Google del iPhone y el iPad este otoño, como parte de la última realineación de fuerzas en Silicon Valley. Scott Forstall, vicepresidente senior del software iOS de Apple, mostró la nueva versión de la aplicación Maps del sistema operativo para móviles todavía inédito iOS 6 en la Conferencia Mundial de Desarrolladores de la compañía, celebrada en San Francisco. “Estamos haciendo toda la cartografía nosotros mismos”, señaló Forstall. “Se trata de una iniciativa mundial; estamos abarcando el mundo”. El software, que saldrá a finales de este año, incluye navegación paso a paso y dirección por voz -poniéndose finalmente, a la par con la aplicación de mapas de Google en los teléfonos Android – y añade las condiciones del tráfico obtenidas de otros usuarios del iOS, lo que lo sitúa ligeramente por delante del producto de Google. Las versiones anteriores del iOS, posiblemente, seguirán utilizando los datos de los mapas de Google, debido a que la nueva aplicación utiliza diferentes interfaces de software o APIs. Tampoco está claro si se le permitirá a Google ofrecer su aplicación Maps en la App Store de Apple, al poder considerar que “duplica una funcionalidad existente” del software integrado en el iPhone. La fuente de los datos de los mapas parece ser TomTom, que a su vez es propietaria del servicio de mapas del mundo Tele Atlas, adquirido en el 2008. Forstall señaló que los usuarios del iPhone y el iPad actualizan el software en sus dispositivos con mucha más rapidez que los usuarios de Android, basándose en las estadísticas que indican que más del 80% de los dispositivos iOS tienen ya instalado el iOS 5, lanzado en octubre, mientras que sólo el 7% de los teléfonos Android tienen instalada la última versión Android 4.0, también conocida como “Ice Cream Sandwich”. También mostró nuevos lazos que integrarán Facebook profundamente en el software del iPhone, permitiendo a los usuarios actualizar sus muros con fotos, publicaciones, “Me gusta” y entradas de calendario desde prácticamente cualquier aplicación. Como se predijo, la nueva aplicación de mapas de Apple prescinde de Google para los datos. Ya se han incorporado en los mapas cien millones de listados de empresas locales, además de los listados de Yelp. La aplicación también incluye una vista de gráficos vectoriales 3D de ciudades y lugares de interés, y una función llamada Flyover (sobrevolar), con modelos fotográficos en 3D de ciudades y lugares de interés, similar a las nuevas características mostradas a principios de mes por Google para su aplicación Google Earth. Apple también va a ofrecer su propio servicio de tráfico colaborativo para alertar a los usuarios del iOS de los atascos durante sus desplazamientos. En un nuevo freno a Google, la próxima versión del navegador MobileSafari incorporará también una funcionalidad “Do Not Track” que impide el rastreo, haciendo que sea más difícil para los anunciantes como la red DoubleClick de Google servir anuncios dirigidos más caros a los usuarios basándose en el historial de navegación. Por su parte, Microsoft, que nunca ha ocultado antipatía por Google, también está promoviendo una funcionalidad similar para la próxima versión de su navegador Internet Explorer en los ordenadores de escritorio. Otros cambios destacados durante la presentación han sido los controles de privacidad mejorados para igualar los del Android de Google, con los que los usuarios pueden controlar a qué datos personales pueden acceder las aplicaciones.

 

Fuente: The Guardian Technology