Las autoridades alemanas impusieron una multa de 145.000 euros a Google por recoger datos personales de redes inalámbricas privadas a través de cámaras instaladas en vehículos de su servicio de mapas Street View.

La oficina de protección de datos en Hamburgo fijó la multa por violación a la privacidad entre los años 2008 y 2010, cuando Google estaba preparando su servicio de paisaje urbano y fotos a pie de calle.

“En mi opinión, éste es uno de los casos más graves de violación a la normativa de protección de datos que han salido a la luz“, dijo John Caspar, director de la oficina de protección de datos.

“Entre la información recolectada desde los vehículos existía una cantidad significativa de datos personales de diversa calidad”, agregó Caspar. “Por ejemplo, se recogieron correos electrónicos, contraseñas, fotos y registros de chats“.

Google aseguró que reformó sus sistemas para solucionar los problemas que surgen con sus operaciones de Street View. La empresa dijo al ente regulador de Hamburgo que nunca había sido su intención almacenar datos personales y pidió perdón. Caspar consideró que el hecho de que ocurriera, además durante un largo período de tiempo, dio lugar a una sola conclusión: “Que los mecanismos de control interno de la empresa fallaron”.

El funcionario agregó que, según el derecho alemán, no pudo imponer una multa mucho mayor, ya que la pena máxima por violaciones de datos por negligencia se limita a un máximo de 150.000 euros.

Fuente: El Mundo

Según informó la FTC en un comunicado, la penalización acordada con Google es la mayor en la historia por infringir un mandato de la Comisión.

El montante récord de la multa responde a la reincidencia de Google, que en octubre de 2011 había llegado a un acuerdo con la FTC que le prohibía distorsionar el grado en el que los consumidores podían ejercer control sobre la captación de la información que generan mientras usan internet.

En aquel caso, la FTC denunció que Google usaba “tácticas engañosas” y violó sus promesas de privacidad cuando lanzó su servicio Google Buzz.

Sin embargo, la FTC encontró evidencias de que, durante varios meses entre 2011 y 2012, Google “instaló ciertos programas (cookies) de rastreo publicitario en los ordenadores de los usuarios de Safari que visitaron páginas web incluidas dentro de la red comercial DoubleClick, de Google”, según el comunicado.

Google había indicado previamente que, debido al funcionamiento por defecto del navegador de Apple, esos usuarios de Macs, así como iPhones y iPads, quedaban “automáticamente” excluidos de su sistema de rastreo.

La FTC constató que, a pesar de esa premisa, Google buscó la forma de “sortear” las características de bloqueo de Safari para ubicar una de sus “cookies” de rastreo en el sistema que actuó como vía de entrada para el dominio DoubleClick.

Esos programas de rastreo se encargan de recopilar la información de los usuarios de navegadores de internet con el fin de conocer qué temas les interesan y hacerles llegar publicidad u otros contenidos no solicitados.

La publicidad en internet es el principal negocio de Google, que en el pasado trimestre ingresó 10.960 millones de dólares (8.914 millones de euros).

“La multa récord en este asunto envía un claro mensaje a todas las empresas bajo una orden de privacidad de la FTC”, dijo Jon Leibowitz, presidente de ese organismo federal.

“No importa lo grandes o lo pequeñas que sean, todas las empresas deben acatar las órdenes de la FTC y mantener sus promesas de privacidad a los consumidores o terminarán pagando mucho más de lo que les habría costado cumplir (con el mandato) en primer lugar”, añadió Leibowitz.

La Policía Nacional ha alertado en un comunicado de un nuevo virus informático disfrazado de notificación de la Sociedad General de Autores de España (SGAE). En el mensaje, que bloquea el ordenador, se avisa en nombre de esta sociedad y de la policía de que se ha cometido una infracción por haber descargado música y que, para desbloquear el terminal, es necesario abonar una multa de 50 euros para evitar otras sanciones.

Los agentes explican que conocieron esta estafa gracias a la red social Twitter, donde varios usuarios alertaron de su existencia a la cuenta que mantiene la policía. “Esta estafa es una mutación de otro envío masivo de correos maliciosos, que también en nombre de la policía requiere el pago de 100 euros por acceder a páginas de pornografía infantil”, asegura la nota policial.

La policía, que recuerda que nunca solicita pagos de sanciones por Internet, detalla las medidas básicas para evitar infecciones informáticas: disponer de antivirus y tenerlo actualizado, actualizar las aplicaciones (sistema operativo, navegadores, procesadores de texto), no ejecutar programas desconocidos, no acceder a enlaces acortados cuya fiabilidad se desconozca, evitar navegar por web inseguras.

Sancionará al usuario porque no puede perseguir a la compañía. Las autoridades consideran que la herramienta vulnera la privacidad.

Las autoridades alemanas de protección de datos amenazan con multar a las compañías locales que empleen la herramienta Google Analytics para rastrear las visitas a un sitio de Internet. La citada herramienta de Google, que es de uso gratuito, permite conocer la navegación del visitante de una web a través del rastreo de la dirección IP del mismo. Las autoridades alemanas consideran que la recolección de estas direcciones supone una vulneración de la privacidad.

Leer más…