Hasta ahora, los ataques se han dirigido contra usuarios de China Mobile, pero no se descarta que se extiendan a Europa
 
ABC / madrid
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Un nuevo software malicioso de Android compra aplicaciones «a escondidas». El virus descarga las «apps» sin conocimiento del usuario, y por el momento se distribuye en sitios web de origen chino y mercados de aplicaciones no oficiales. Según informa hoy la empresa de seguridad G Data, este nuevo software malicioso, que se llama MMarketPay.A, se camufla en aplicaciones como GO Weather, Travel Sky o E-Strong File Explorer, informa Efe. Hasta ahora, los ataques se han dirigido contra usuarios de China Mobile, el proveedor de telefonía móvil más grande del mundo, pero los expertos no descartan que pueda extenderse a Europa. El troyano consigue acceso a la tienda de aplicaciones de dicho proveedor sin registro previo y puede descargar e instalar tanto aplicaciones infectadas como aplicaciones de pago, sin conocimiento de la víctima, añade G Data en una nota. Los estafadores «on line» han estado usando el «malware» para lucrarse e «irse de tiendas» a costa de los usuarios de China Mobile. Hasta el momento se habían centrado en el robo de datos personales con programas espías y aplicaciones fraudulentas para el envío masivo de SMS a servicios Premium pero ahora han logrado acceder a tiendas de aplicaciones de los proveedores móviles. Para conseguirlo, el troyano modifica el punto de acceso (APN, Access Point Name) del terminal y se conecta a China Mobile; estos puntos en teléfonos móviles y tabletas electrónicas suelen ser usados por los proveedores móviles para ofrecer sus actualizaciones. El software malicioso intercepta mensajes de confirmación y responde a través de un servidor especial.

La Policía Nacional ha alertado en un comunicado de un nuevo virus informático disfrazado de notificación de la Sociedad General de Autores de España (SGAE). En el mensaje, que bloquea el ordenador, se avisa en nombre de esta sociedad y de la policía de que se ha cometido una infracción por haber descargado música y que, para desbloquear el terminal, es necesario abonar una multa de 50 euros para evitar otras sanciones.

Los agentes explican que conocieron esta estafa gracias a la red social Twitter, donde varios usuarios alertaron de su existencia a la cuenta que mantiene la policía. “Esta estafa es una mutación de otro envío masivo de correos maliciosos, que también en nombre de la policía requiere el pago de 100 euros por acceder a páginas de pornografía infantil”, asegura la nota policial.

La policía, que recuerda que nunca solicita pagos de sanciones por Internet, detalla las medidas básicas para evitar infecciones informáticas: disponer de antivirus y tenerlo actualizado, actualizar las aplicaciones (sistema operativo, navegadores, procesadores de texto), no ejecutar programas desconocidos, no acceder a enlaces acortados cuya fiabilidad se desconozca, evitar navegar por web inseguras.