La empresa Google decidió hoy dejar en internet un polémico vídeo sobre el profeta Mohamed considerado blasfemo por los musulmanes, pese a una solicitud de la Casa Blanca de retirarlo de YouTube.

La Casa Blanca había confirmado que pidió a YouTube, propiedad de Google, que revisase el vídeo, que ha desatado protestas y ataques en el mundo árabe, y lo retirase de la plataforma en caso de que éste viole las condiciones de uso de la web.
Pero Google ha determinado que el vídeo en cuestión no viola sus políticas sobre el uso de la red.
“Trabajamos duro para crear una comunidad que todos puedan disfrutar y que también permita a la gente expresar sus distintas opiniones. Esto puede ser un desafío porque lo que es aceptable en un país puede ofender en otro”, explicó YouTube en un comunicado.
“Este vídeo, ampliamente disponible en la web, cumple claramente con nuestras normas y por lo tanto permanecerá en YouTube. Sin embargo, hemos restringido el acceso a él en países como India e Indonesia, donde es ilegal, así como en Libia y Egipto, debido a las situaciones muy sensibles en estos países”, explicó.
El portavoz del Consejo Nacional de Seguridad, Tommy Vietor, informó hoy de que la Casa Blanca contactó a YouTube “para llamar su atención sobre el vídeo y pedirles que revisen si viola sus condiciones de uso”.
La empresa bloqueó el acceso al vídeo en India, en una decisión que algunos medios estadounidenses atribuyen a órdenes judiciales de dos tribunales en el norte del país.
“En ocasiones, bloqueamos los contenidos en algunos países en respuesta a una orden judicial u otro proceso legal válido”, había señalado Google en otro comunicado.
Además de en India, Libia y Egipto, el vídeo tampoco puede verse en Afganistán, cuyo Gobierno ha prohibido la recepción en el país del portal YouTube desde el pasado miércoles.
Las condiciones de uso de YouTube no prohíben explícitamente publicar contenidos ofensivos, pero sí desvinculan a la empresa de toda responsabilidad legal ante los mismos y permiten que los usuarios denuncien ciertos vídeos en caso de considerarlos ilegales o difamatorios.
El vídeo, de tono entre satírico e insultante, muestra supuestas escenas de la vida del profeta Mahoma, que es presentado como fruto de una relación ilegítima y practica sexo con una mujer.
Su difusión desató este martes ataques contra las misiones diplomáticas de EE.UU. en Egipto y Libia, donde murieron el embajador estadounidense Chris Stevens y otras tres personas, y se extendieron a una decena de países, causando hoy al menos un muerto en Yemen y tres en Sudán.

Silva Coelho, que ya ha sido puesto en libertad, está acusado de violar la ley electoral

El portal YouTube no eliminó unos vídeos de YouTube que atacaban a un político

 

El director general de Google Brasil, Fabio José Silva Coelho, ha sido detenido acusado de incumplir una orden judicial que exigía la retirada de unos vídeos, publicados en el portal YouTube, en los que supuestamente se atacaba a un candidato político.

Google ha anunciado que apelará los cargos contra su directivo, cuya detención fue ordenada por el Tribunal Regional Electoral del occidental estado de Mato Grosso do Sul por “desobediencia”, señaló la Policía Federal brasileña. El delito, según el comunicado, tiene una pena prevista de un año de detención, pero Silva Coelho ha sido liberado tras el interrogatorio por tratarse de “un crimen de menor potencial ofensivo”. La empresa estadounidense ha alegado en un comunicado que “no es responsable de los contenidos colgados en su sitio web”.

La compañía puede tener que asumir responsabilidad por no retirar contenido declarado por un juez, según Leonardo Palhares, abogado especializado en derecho en Internet consultado por Reuters.

El juez de Mato Grosso do Sul ha remitido también una orden a la empresa de telecomunicaciones Embratel para no permitir el acceso a YouTube durante 24 horas en dicho Estado brasileño.

El incidente entre Google y la Justicia brasileña llega un día después de que un juzgado de Sao Paulo pusiese un plazo de 10 días para retirar el polémico tráiler de la película La inocencia de los musulmanes, que ha provocado protestas en embajadas de EE UU en países de mayoría islámica.